¡Que levante la mano aquella de nosotras que no ha sido presionada para tener una mascota en casa!

Todos los niños quieren tener un animal de compañía, pero ahí estamos nosotros para sopesar si realmente hay un espacio en nuestra familia para un miembro más.

Como es una decisión difícil, hemos preparado 2 check list para que te ayuden a tomar la decisión:

 

Razones para SÍ tener una mascota

  • Perritos, gatitos, conejos y cualquier otro animal doméstico son animales amorosos y sociables que nos enamorarán desde el principio, especialmente si son cachorros. Al igual que los bebés, los animales recién nacidos están programados para que llamen la atención de los adultos y ya sabemos que no hay quien se resista a ellos.
  • Creemos que es bueno que nuestros hijos adquieran una responsabilidad ya que les va a ayudar en su desarrollo y podrán adquirir habilidades como el compromiso la empatía, la atención, etc.
  • Si tuviste mascota cuando eras pequeña seguramente recordarás que feliz te hacía, la alegría que se siente cuando tu perro te recibe como loco al llegar a casa o el placer que produce un gatito enroscado entre tus brazos.
  • Si fuiste de los que no tuvo mascota en su infancia, también recordarás cómo mirabas con cierta envidia a tus amigos paseando a sus perros o contándote las aventuras que vivían con ellos.
  • En momentos de tristeza, soledad o enfermedad, una mascota es una compañía magnífica para las personas que las sufren, ya sean niños o adultos y pueden convertirse en el principal estímulo para la recuperación.
  • Enseñan a toda la familia un tipo de relación maravillosa: ellos siempre dan, no saben del rencor, son desinteresados, pasionales y entregados a nosotros al 100 %. ¡Qué gran mensaje para nuestros hijos!
  • Las mascotas están demostrando su eficacia en el  acompañamiento de niños con problemas de autismo, discapacidad y problemas de conducta. Por experiencia propia sé que en una casa, la mascota conectará de manera especial con la persona que emocionalmente más lo necesite.

 

Razones para NO tener una mascota

  • Es un ser vivo con todos sus derechos y por nuestra parte, con todas las responsabilidades que conlleva tenerlo a nuestro cargo y de las que nunca debemos desentendernos.
  • Hay que estar atento a sus comidas y a sus necesidades fisiológicas. Especialmente si la mascota que queréis tener es un perro, recordad que tenéis el compromiso a largo plazo de salir a la calle al menos dos o tres veces al día con él.
  • Vuestras vacaciones van a estar condicionadas a partir de ahora: necesitaréis que alguien pagando o de manera gratuita se quede con él y en caso de que os lo lleváis con vosotros, estaréis supeditados a ir buscando siempre establecimientos amigos de los animales.
  • Hay que tener un cuidado especial con la limpieza de la casa: habrá más restos fisiológicos en ella tipo pelos, accidentalmente orina o excrementos, etc.
  • Anualmente las mascotas suelen tener que ir a una revisión al veterinario. Si además ocurriera algún accidente o enfermara esto aumentaría la factura a la que tendríamos que hacer frente.
  • Tendrás que decidir si esterilizar a tu mascota o dejarla que tenga cachorros. En el primer caso hay una cuestión económica y en el segundo un compromiso por vuestra parte de encontrarles un hogar a esos pequeños.
  • Llegaré momento en el que la mascota deje de ser una novedad para tu hijo y puede que ya no interactúe tanto con él, por lo que el animal puede sentirse apartado.
  • Por muy buen carácter que tenga un animal, los niños pueden conseguir enfadarle y reaccionar de alguna manera que aunque no sea violenta, quiera dejar claro que el niño ha de parar y podría hacerle daño aunque fuera de manera mínima.

¿De verdad quién es el responsable del animal?

Amiga, compañera, te aseguro que esa eres tú. En el momento en que nadie en la casa quiera sacarle a pasear, a limpiar su jaula o ponerle agua, quedará al cargo tuyo. Medita bien estás dispuesta a correr el riesgo.

 

Adopta, no compres

Hay miles de mascotas que necesitan un hogar. En su mayoría no son cachorros y eso dificulta que lo encuentren. Quizá sea el momento de empezar a enseñarles a tu hijo algo de responsabilidad social y haceros cargo de un adulto en vez de buscar y buscar un cachorro adoptable.

CTA ebook nutricion footer