reflexoterapia

Vamos a conocer qué es la técnica llamada reflexoterapia. Hoy en día, cuando trabajo, casa, niños y responsabilidades atosigan a papás y mamás, es importante encontrar pequeños oasis de relajación que nos permitan desconectar y recargar pilas para volver con más fuerza todavía a las tareas diarias. Sin duda, este método es genial para ello. ¿Te parece si nos ponemos manos a la obra y lo conocemos?

Descarga la guía de nutrición infantil: ¡con menú semanal equilibrado para tus hijos, e ideas de recetas divertidas!

Qué es la reflexoterapia

Antes de nada, es importante saber qué es la reflexoterapia, también conocida como reflexología o terapia zonal. En este caso, hablamos de una técnica cuya práctica consiste en estimular puntos sobre pies, manos, orejas o nariz, donde se encuentran las zonas de reflejo. Gracias a esta acción, se logra un efecto beneficioso en otras partes del cuerpo, sirviendo como tratamiento de enfermedades, como son dolores, cefaleas, gastritis, estreñimiento, etc.

Si bien es cierto que la reflexoterapia no tiene una base científica 100% demostrada, no es menos verdad que son miles las personas que han disfrutado de sus beneficios y han logrado sentir una clara mejoría de sus afecciones.

Por ello, los especialistas en reflexoterapia o reflexología logran, por medio de los masajes en puntos clave, estimular las capacidades curativas del organismo. De esta forma, se crea una reacción refleja capaz de modificar las funciones alteradas.

Dicha reacción refleja de la terapia zonal, tiene su origen el receptor específico de la piel, cuya presión sobre la terminación nerviosa produce un estímulo. Este estímulo se transmite por la red neural, lo que origina una respuesta en forma de contracción o relajación muscular, o bien glandular u orgánica, de ahí el efecto beneficioso de la alteración de las funciones, que tienden a normalizarse.

Origen de la reflexología o reflexoterapia

La reflexología se lleva practicando desde tiempos ancestrales, principalmente en la medicina oriental. De hecho, su origen proviene de la acupuntura, una técnica capaz de canalizar el chi, la energía del cuerpo humano, a través de los meridianos, evitando su estancamiento, y solucionando así cualquier desequilibrio que pueda repercutir en el anormal funcionamiento orgánico que degenera en enfermedad.

Después de más de 4000 años de uso en la medicina oriental, fueron los doctores William Fitzgerald y Eunice Ingham quienes la introdujeron en Occidente en el año 1917. Sin duda, su éxito fue casi inmediato, por lo que se practica en Europa, América y todo el mundo desde hace ya un siglo.

Beneficios de la reflexoterapia

Ahora bien, una vez conocido cómo funciona la técnica de la reflexología, terapia zonal o reflexoterapia, es importante saber qué beneficios va a aportar a los organismos cansados de las mamás y los papás. Para ello, vamos a conocer qué ventajas ofrece según los estudios llevados a cabo en su día por los doctores Fitzgerald e Ingham:

–          Produce un efecto relajante, ya que es ideal para reducir el estrés mental y físico del cuerpo humano.

–          Es perfecta para estimular la circulación linfática y sanguínea, ya que permite recuperar el equilibrio orgánico.

–          Permite un elevado nivel de auto sanación corporal, dado que es un fuerte potenciador del sistema inmunológico humano.

–          Es una técnica excelente para regular adecuadamente el funcionamiento de los órganos del cuerpo.

–          Basado en su uso ancestral en Oriente, está considerada como una técnica que restituye el equilibrio de los niveles energéticos.

–          Previene y aporta en la eliminación de toxinas.

–          Posee fuertes efectos preventivos, lo que origina una mejor salud del cuerpo y logra que enfermemos menos.

–          Es un buen alivio del dolor debido a su efecto antiálgico.

–          Es un fuerte estimulante para la creatividad, ya que eleva los niveles vitales del ser humano, mejorando incluso el humor.

–          No tiene contraindicaciones en la población de mayor riesgo, como son los niños, las mujeres embarazadas, los ancianos o los adolescentes.

Sin duda, las tensiones diarias se van acumulando en el cuerpo una tras otra. Si no encontramos una forma de liberarlas, nuestro humor y nuestro estado físico se va deteriorando progresivamente, pudiendo dar lugar a enfermedades graves.

Así pues, para activar la circulación sanguínea, aliviar tensiones, evitar contracturas musculares y renovar nuestra energía vital, hay una técnica fantástica, la reflexoterapia. ¿Te apuntas a convertirte en una súper mamá o súper papá? Sin duda, esta técnica es excelente para encontrar la energía necesaria para ser más plenos y felices.

CTA ebook nutricion footer