Después de dar a luz y comprobar que todo ha salido bien y nuestro bebé está sano, una de las preocupaciones más frecuentes son los cambios que se han producido en nuestra piel debido al crecimiento del vientre, el aumento de peso y los cambios hormonales.

Durante el embarazo, la piel puede llegar a estirarse hasta diez veces más de la extensión habitual y, debido a todos los cambios señalados, sumados a una insuficiente hidratación de la piel, es bastante frecuente que las fibras cutáneas se rompan generando cicatrices denominadas estrías que, habitualmente, suelen ir acompañadas de flacidez en la piel. La capa superior de la piel o epidermis se mantiene intacta pero, el estiramiento de la dermis y la imposibilidad de mantener su forma es la causante principal.

La aparición en nuestra piel de las estrías puede verse durante el embarazo pero, hasta después de dar a luz, no se hace visible la flacidez en la piel, por lo que, este es el momento ideal para comenzar un tratamiento, a pesar de que, durante el embarazo, también es muy importante hidratar nuestra piel para minimizar el impacto, así como llevar una dieta saludable para controlar el aumento de peso y realizar ejercicio físico regular.

Prácticamente el 90% de las mujeres embarazadas se ven afectadas y, aunque unas se ven más perjudicadas que otras, la autoestima de todas puede verse dañada. En ocasiones, este impacto puede sumarse a depresiones post parto, bastante comunes debido a los cambios hormonales y, debes saber que es completamente normal y no avergonzarte por ello. La buena noticia es que sí es posible recuperar la tersura de la piel y, a continuación, vamos a proporcionarte algunas recomendaciones que te serán de mucha utilidad.

Recomendaciones post parto para una recuperación de la elasticidad en nuestra piel

Tras dar a luz el propósito principal es reafirmar la piel y esto se consigue hidratándola por fuera con cremas y aceites a la vez que nos cuidamos por dentro con la ayuda de una alimentación equilibrada.

reafirmante post parto

 

Alimentos que debes incorporar a tu dieta

Para que tu dieta sea sana y pueda ayudarte a conseguir tu propósito, deberás aumentar el consumo de pescado azul, cereales integrales y semillas además de una gran cantidad de frutas y verduras.

Prevé la aparición de las estrías y la flacidez con una buena alimentación, tanto para tí como para tus pequeños. Descarga aquí el ebook de nutrición saludable para toda la família.

Los alimentos antioxidantes ayudan a producir colágeno lo que derivará en un incremento de la producción de elasticidad, imprescindible para recuperar la suavidad y firmeza de tu piel. Así pues, más concretamente, deberás consumir alimentos ricos en vitamina E como almendras, cacahuetes, nueces, avellanas, albaricoques, brócoli, espinacas, hierbas aromáticas como albahaca y orégano y semillas. También son fundamentales los alimentos ricos en vitamina C como naranjas, limones, mandarinas, pomelos, mangos, fresas, kiwis, pimientos, tomates, hierbas naturales como tomillo y perejil y pimienta roja, azafrán o clavo. El aporte de vitamina A es asimismo primordial y lo encontrarás en alimentos como los huevos, queso, mantequilla, zanahoria, calabaza, berzas, papayas y carnes.

Como añadido, no debes olvidar la ingesta de agua para una correcta hidratación. Recuerda que al menos dos litros diarios son necesarios. Si no bebes demasiada agua, acostúmbrate a llenar un par de botellas de un litro y a terminarlas a lo largo del día.

 

Uso de cremas y aceites para hidratar la piel

De la misma forma que tenemos la obligación de cuidarnos por dentro, el uso de ciertos productos que podemos encontrar fácilmente en el mercado, nos ayudará a recuperar el estado natural de nuestra piel. Ten en cuenta que se trata de un proceso lento que requiere constancia pero, si sigues nuestras indicaciones obtendrás muy buenos resultados.

Es importante que nos informemos adecuadamente para utilizar productos que cumplan con lo que buscamos. Podemos destacar las cremas que contienen centella asiática que contribuye a la producción de colágeno y actúa como cicatrizante, así como cremas con vitamina E, colágeno y elastina.

Encontramos también numerosos aceites que nos serán muy útiles y, que puedes combinar con cremas o usar de forma individual, como prefieras. Los más efectivos son el aceite de jojoba, de almendras dulces, karité, semillas de sésamo y rosa mosqueta.

Presta especial atención a tus pechos y aplica asimismo cualquiera de los productos que hemos indicado o cremas específicas para la zona pero, no olvides nunca limpiarlos muy bien antes de dar el pecho a tu bebé.

Es muy importante que tengas en cuenta que no basta con la aplicación de cremas reafirmantes o aceites si no que deberás masajear a conciencia la zona para que sean efectivos.

Después de seguir estas recomendaciones durante un par de meses, estamos convencidos de que podrás gritar de felicidad ¡objetivo conseguido!

¡Feliz maternidad!

CTA ebook nutricion footer