Tener unos pies bonitos no es sólo una cuestión estética sino también de salud. A pesar de la importancia de cuidarlos, dado su protagonismo para poder caminar y mantenernos de pie, en realidad los pies son una de las partes más olvidadas del cuerpo.

Descarga la guía de nutrición infantil: ¡con menú semanal equilibrado para tus hijos, e ideas de recetas divertidas!

Así pues, en numerosas ocasiones no los tenemos en cuenta, sobre todo durante el invierno, pero cuando llega el buen tiempo nos acordamos de ellos y es ahí donde nos preocupa su cuidado, no obstante, para mantenerlos saludables, lo mejor es mantener una mínima atención durante todo el año.

Asimismo, unos pies sanos y bonitos son importantes a cualquier edad y su cuidado suele ser sencillo y relajante, por lo que es necesario que, a partir de ahora, los tengamos en consideración.

pies bonitos

 

¿Cómo cuidar tus pies?

A continuación, vamos a presentarte algunos consejos y recomendaciones para que, de una forma muy sencilla, puedas conseguir unos pies sanos y cuidados.

  • Los zapatos: siempre debes elegir un calzado acorde a tus pies. Existen 3 tipos de pie: griego, egipcio y cuadrado y en cada uno de ellos el dedo gordo no tiene por qué ser el más largo, detalle muy importante a la hora de seleccionar unos nuevos zapatos. El ancho del calzado también es primordial, no debes notarlo apretado y si lo haces es seguro que precisarás una mayor amplitud. La estrechez en las punteras ocasiona, a la larga, juanetes y los tacones tampoco son nada beneficiosos a pesar de que estilicen la figura, por lo que lo más recomendable es usarlos tan sólo en ocasiones especiales. En verano, el calzado debe ser transpirable o abierto para evitar ampollas y rozaduras, y, en cuanto al material, lo más recomendable es la piel y un cierre que permita regulación como los cordones ya que, a lo largo del día el pie se hincha y, de esta forma, podremos adaptarlo sin problema.
  • Las uñas: siempre deben cortarse con tijeras especiales o tenacillas y en forma recta para evitar uñas encarnadas, utilizar la lima de vez en cuando también te ayudará a evitar este problema. Recuerda también que no debes cortar las uñas en exceso ni tampoco dejarlas crecer demasiado. Si notas alguna mancha blanquecina probablemente sea algún problema de hongos cuyo tratamiento generalmente es largo pero, con constancia, desaparece sin problema y existen infinidad de productos anti-fúngicos fáciles de encontrar en cualquier farmacia.
  • Los dedos: requieren un buen secado tras la ducha dado que, un exceso de agua entre ellos, puede ocasionar el hongo comúnmente conocido como pie de atleta. Para detectarlo comprueba si la piel de entre tus dedos está enrojecida, se descama o te pica, y, en caso afirmativo, aplícate una crema para hongos. Los calcetines de algodón son los más recomendables para evitar este problema, y, si se humedecen con frecuencia, cámbiatelos más de una vez al día. No es recomendable utilizar zapatos cerrados sin medias ni calcetines ya que te ocasionarán rozaduras dolorosas.
  • Higiene general: un punto fundamental para conseguir unos pies sanos y bonitos es mantener una buena higiene diaria. Lo más recomendable es lavarlos con algún jabón neutro y utilizar alguna lima especial o piedra pómez mientras estés en la ducha para eliminar posibles durezas y callos.
  • Cuidado semanal: es una muy buena opción introducir los pies en agua con sal o en agua con algún aceite sirviéndote de un recipiente apto y dejarlos durante 15 minutos una vez a la semana. Pasado este tiempo, sécalos bien y aplícate alguna crema hidratante mientras los masajeas.
  • Exfoliación e hidratación: ambos procesos son imprescindibles en el cuidado de los pies. La exfoliación debe realizarse 2 veces por semana incidiendo en zonas como los talones para evitar que se agrieten y, la hidratación, es fundamental a lo largo de todo el año y lo mejor es aplicar alguna crema especial para la zona, lo que te ayudará a prevenir durezas y callos.
  • Protección en sitios públicos: jamás camines descalzo en sitios públicos como piscinas, es relativamente fácil un contagio de hongos o incluso verrugas.

Como ves no supone un gran esfuerzo mantener unos pies cuidados, bonitos y sanos ¿a qué esperas para empezar a mimarlos?

CTA ebook nutricion footer