La piel del rostro es la más sensible al paso del tiempo y, diariamente, está expuesta a todo tipo de agentes agresivos provenientes del medio en el que vivimos, por tanto, un buen cuidado equivale a un aspecto más joven y sano durante más tiempo. El momento adecuado para comenzar es lo antes posible, sobre todo cuando los signos de la edad como arrugas o flacidez comienzan a hacerse visibles.

Descarga la guía de nutrición infantil: ¡con menú semanal equilibrado para tus hijos, e ideas de recetas divertidas!

Establecer unas bases sólidas para una buena salud en la piel no requiere mucho esfuerzo, tan sólo algo de constancia y un poquito de tiempo cada día. Una vez adquirido el hábito te será muy fácil mantenerlo, al igual que otras buenas costumbres que, probablemente, realices sin apenas darte cuenta; simplemente es necesario conocer el tipo de piel que tienes para utilizar los productos adecuados y completar las fases de limpieza e hidratación.

 

¿Qué es el peeling enzimático?

El peeling enzimático es un método de exfoliación suave adecuado a todo tipo de piel, sobre todo para aquellos con piel sensible, e incluso para los que padecen acné. Su acción delicada y sus magníficos resultados han ocasionado que este tratamiento esté presente en prácticamente todos los centros estéticos, aunque, puedes realizarlo perfectamente en casa sin necesidad de acudir a ninguno.

Este tratamiento utiliza ingredientes naturales como el aloe vera, la piña, la calabaza, la papaya e incluso las setas japonesas, que, gracias a sus enzimas vegetales, consiguen penetrar en la piel y erradicar las células muertas sin eliminar las vivas. Con este método se consigue mejorar el aspecto de cicatrices, manchas y líneas de expresión, cuidando, a la vez, la piel.

Es importante que se aplique con la piel limpia y seca y puede usarse no sólo en el rostro sino también en el cuello, las manos y otras zonas del cuerpo, respetando siempre la zona ocular y las membranas mucosas.

La duración para cada aplicación es aproximadamente de 15 minutos en las pieles muy sensibles y hasta 25 minutos en las pieles muy grasas. Para eliminarlo, basta con utilizar agua fría e hidratar la piel con una buena crema de forma posterior.

peeling-enzimatico

Beneficios concretos de un peeling enzimático

Tal y como hemos indicado, además de respetar y cuidar incluso las pieles más sensibles así como eliminar las células muertas, este tratamiento cuenta con numerosos beneficios añadidos:

  • Deja equilibrado el PH de la piel al no contener ningún ácido que podría ocasionar alteración.
  • No tiene ningún efecto secundario y puede utilizarse para prevenir reacciones alérgicas.
  • Limpia en profundidad gracias a la acción de las enzimas proporcionando a la piel luminosidad y tonificación.
  • Suaviza las arrugas, elimina manchas superficiales y alivia la sequedad.
  • Ayuda a cerrar los poros contribuyendo a la regeneración celular, reduce el enrojecimiento y aumenta la oxigenación.
  • Estimula el crecimiento de nuevas células aumentando considerablemente la salud de la piel, a la vez que, mejora su tono y textura.

 

Diferencias entre peeling enzimático y químico

La variante química de este tratamiento normalmente contiene compuestos como ácido láctico o salicílico, ambos de uso muy común. En cuanto a su clasificación, existen diferentes grados en función de su fuerza o potencia, la mayoría bastante efectivos pero presentan una serie de inconvenientes con respecto a la variedad natural.

Inconvenientes de los peeling químicos con respecto a los enzimáticos:

  • Exfolian las células muertas de la piel pero pueden hacer lo mismo con las vivas.
  • Si no elegimos la opción más potente, penetran en las capas superficiales y medias de la piel pero no en profundidad.
  • No son aptos para todo tipo de pieles.
  • Están relacionados con la sensibilidad al sol.
  • Las variedades más fuertes pueden ocasionar enrojecimiento y dolor.

Estamos convencidos de que si pruebas con el tratamiento natural enzimático notarás la diferencia y sentirás tu piel mucho más sana y cuidada. Si quieres, la primera vez puedes acudir a un centro estético y luego realizarlo tú mismo ¡es muy sencillo!

¡Dedícate unos minutos para cuidar de tu piel!

CTA ebook nutricion footer