Montaña rusa y dibujo, ¿hay cómo combinarlos para que sean divertidos para los niños? Pues la verdad es que sí. La primera es una atracción de feria que a los chicos de cierta edad para subir ya les apasiona. El segundo es evidente que a los pequeños les divierte una barbaridad. ¿A qué chaval no le pirra hacer garabatos y expresarse sobre el papel?

 

Cómo combinar montaña rusa y dibujo

En realidad es fácil la combinación, con hacer un dibujo de una montaña rusa ya vale. Pero aunque puedan ser cuatro líneas en los niños más pequeños, otros de más edad tal vez quieran pintar una atracción realmente realista. ¿Hay forma de que lo haga? No parece sencillo, dada la complejidad geométrica de estos inventos.

Sin embargo, ya sabes que para nosotros no hay nada imposible. Si puede imaginarse, puede hacerse. Por eso nos gustaría que aprendieses a dibujar una montaña rusa y que luego le puedas dar consejos y secretos a tu pequeño.

 

Cómo dibujar una montaña rusa

Lo cierto es que dibujar una montaña rusa tiene mucho más de ejercicio mental de lo que pensamos. Al fin y al cabo, estas atracciones cuentan en su planificación con materias como las matemáticas, la física en incluso la geometría. De otra forma, ¿cómo habrían para levantar esos atrevidos loops y esas curvas espectaculares con cuestas que parece que se adentran en el vacío?

Sea como fuere, la actividad del dibujo de la montaña rusa será muy placentera para el niño, pero también muy formativa. Así que ya sea tu chico especialmente habilidoso pintando, o simplemente con que ponga voluntad, es aconsejable que siga estos pasos:

  1. Lo primero que hará será pintar una simple línea curva en la parte superior del papel.
  2. En la parte derecha de la curva dibujaremos una caja rectangular.
  3. Debajo de la caja dibujada pintaremos varias líneas curvas que acabarán en el borde de la línea, como si fueran las ruedas del coche de la atracción de feria pintada.
  4. En la caja que hemos pintado esbozaremos unos coches de montaña rusa con perspectiva lateral. Ya dependerá de tu habilidad e imaginación o la del chico para que queden más o menos bonitos. Recuerda añadir los asientos e incluso las barras y cinturones de seguridad si te atreves.
  5. Si eres capaz de dar cierta perspectiva al dibujo, añade otra línea simple a la curva originaria y pinta entre ellas las barras laterales o soportes de madera o metal, según quieres que sea clásica o no la montaña rusa.
  6. Ahora, si te atreves, ya que tienes una pequeña cuesta con los coches de la montaña rusa, puedes añadir de fondo otras curvas como si fuese una atracción muy grande, ¡enorme!. Como hemos dicho, dependerá de la complejidad y habilidad que te puedas permitir y que quieras transmitir al niño para dar perspectiva.

Montaña rusa y dibujo, ¿qué más añadir?

¿Para qué sirve un dibujo de la montaña rusa? Como hemos dicho, es cuestión de perspectiva. Hemos pintado curvas y líneas muy relacionadas con la geometría, así como formas. De esto modo el niño se lo pasa en grande mientras aprende pensamiento espacial.

Luego, si el chico quiere y se atreve, sería bonito que aparezca él mismo con su familia dentro de los coches de la montaña rusa. Sin duda, es una buena forma de recordar un día maravilloso que hayáis pasado todos en un parque de atracciones, por ejemplo.

O tal vez el pequeño tiene muchas ganas de ir a una feria y probar esta y otras atracciones, de ahí que le apetezca dibujar una montaña rusa.

Es más, si lo haces en una cartulina grande, puedes añadir otras atracciones como el tíovivo, los coches eléctricos, etc., y crear todo un espacio abierto a la imaginación del pequeño, que plasmará su arte.

Indudablemente, dibujar una montaña rusa no es la tarea más sencilla para el pequeño. Así pues, haga lo que haga y salga lo que salga, recuerda felicitarle por el esfuerzo realizado, ya que es una pintura que va a exigir toda su concentración, imaginación y habilidad. Sea como fuere, se lo pasará en grande mientras aprende, y eso hay que premiarlo.

CTA ebook fiesta infantil foot