¿Qué ocurre cuando llega el día en que el niño grita ¡es mi cumpleaños!? Pues, sencillamente, tiene que ser una celebración. Es importante que el chico tenga un momento especial, y esta fecha es perfecta para ellos por muchos motivos. ¿Te parece si los conocemos?

Mi cumpleaños, un evento inolvidable

Todos, de niños, dijimos en algún momento aquello de “¡al fin es mi cumpleaños!” o “¡qué bien que ya llegó mi cumpleaños!” Sin duda, es una fecha que los chicos, a partir de los 3 o 4 años, marcan en el calendario por todo lo que tiene de divertido y especial para ellos.

De hecho, un cumpleaños no debería ser especial para los niños únicamente. Ha de ser una fecha bonita durante toda la vida, ya que nuestros hijos disfrutan tanto celebrando su aniversario como el de cualquiera de sus papis. Además, es una fecha excelente para tener cerca a la familia y los buenos amigos.

Beneficios de un cumpleaños especial

Y es que un cumpleaños tiene un montón de beneficios para todos, especialmente para los más pequeños. Vamos a ir conociendo algunos.

Es una buena ocasión para reforzar su autoestima

Aunque no lo parezca, el cumpleaños es una excelente ocasión para reforzar la autoestima del pequeño. Él se siente el centro del mundo, nota que sus opiniones cuentan, y que la celebración va en consonancia con sus gustos y prioridades.

Eso sí, es importante no confundir elecciones con caprichos. Que el niño participe de la organización y sus opiniones sean tenidas en cuenta, es básico. Pero nunca que nos pleguemos a cualquier cosa que desee, especialmente si es demasiado descabellada.

Sea como fuere, todos conocemos a nuestros pequeños y sabemos cómo son. Es decir, no es difícil saber si están siendo responsables o caprichosos en exceso. Recuerda que el hecho de que participe y opine es importante para que el peque sea seguro de sí mismo y con una alta autoestima.

mi cumpleaños

Es un día para ser positivos

También el cumpleaños infantil encierra realmente un montón de momentos especiales y únicos, de ahí que sea un día en que todos somos más positivos. Estamos alegres, ansiosos porque todo salga bien y cada invitado disfrute de lo lindo…

Así pues, no cabe duda de que fecha tan señalada es un día de alegría, de unión, de compartir felicidad y diversión con los seres más queridos. Y, por supuesto, es una jornada para que el pequeño sea más positivo que nunca.

Es una fecha abierta a la esperanza

También los cumples de los peques, y los de sus papis, son fechas especiales por todo cuanto guardan de esperanza, de sueños, de retos… Es decir, es una celebración en la que se simboliza aquello de soplar la vela y pedir un deseo. Sin duda, es una alegoría perfecta de que se abre una etapa con sueños renovados, esperanzas y búsqueda de horizontes y verdes prados. Inculcar esta costumbre en los peques es perfecto para que sean más felices y proactivos.

Es una celebración muy personal

Otro aspecto básico del cumpleaños es que es una fiesta muy personal. Cada niño, y adulto, la vive de una manera. El caso es que el cumpleañero es el protagonista, y la celebración está enfocada en sus gustos, en lo que más le atrae, desde un punto de vista propio.

Todo ello también aporta para que se sienta más feliz, más enérgico, con alegría y una mirada limpia hacia el futuro. Es su día, y lo celebra según le gusta con la gente que más ama en este mundo.

Es genial para que el niño aprenda responsabilidades

También el cumpleaños es un momento ideal para que el chico se sienta responsable. Es su fiesta, por lo que según se haga más mayor, podrá realizar más tareas. Por ejemplo, preparar la decoración, ir a comprar vajillas de plástico y comida, ayudar en la cocina con la tarta y demás canapés, seleccionar dónde irá cada cosa…

Es decir, debe sentir que es un cumple personal, para lo que aportará en cada detalle de la planificación según sus gustos, edad, características, número de invitados, etc.

El cumpleaños es muchas cosas a la vez. Es un momento de alegría, de diversión y celebración, pero también de esperanza, de reflexión, de crecimiento personal y evolución. Hagamos entre todos que nunca deje de ser especial y maravilloso.