Por lo general, a los más pequeños, les encanta disfrazarse y pintarse la cara para transformarse en un animal, un monstruo, una princesa de cuento, una bruja… De esta forma, no siempre es necesario adquirir un disfraz realista y de coste elevado sino que, basta con un buen maquillaje y unos accesorios bien elegidos.

Para lograr con éxito esta transformación, no debe faltarte una desbordante imaginación y la fantasía del niño hará el resto. Ten en cuenta que debes dejarlo divertirse y desarrollar este nuevo rol, ya que, un juego simbólico, como en este caso la representación de otro papel, conlleva innumerables beneficios para el desarrollo del pequeño.

 

¿Cómo hacer un maquillaje de tigre?

A continuación te enseñaré como hacer un maquillaje de tigre a tu hijo y divertirte a la vez puesto que, en el juego del pintacaras, ambos os lo pasaréis en grande. No olvides que un pintacaras puede servirte no sólo para Carnavales o Halloween sino para cualquier otra fiesta o, simplemente, para un triste y aburrido día de lluvia en casa.

Lo primero que debes hacer es preparar cuidadosamente los materiales que vas a utilizar. Cuentas con varias opciones a la hora de elegir la pintura de la que te servirás pero, te recomendamos que escojas pinturas para teatro a base de agua ya que, son de una calidad superior puesto que han sido creadas específicamente para este uso, y, además, dado que la piel de los niños es más fina y sensible, no la dañarás gracias a su suave fórmula. También podrás eliminarlas de forma sencilla usando agua y jabón o algún desmaquillante ligero. Lo más recomendable es adquirir las pinturas en establecimientos fiables para que, contemos con un mínimo de calidad garantizada.

Para aplicar la pintura en el rostro de tu hijo puedes utilizar un pincel, una esponjita o simplemente los dedos. Te recomendamos que, si vas a realizar trazos finos utilices un pincel. Al igual que la pintura, escoge un pincel de calidad que sea suave y una esponjita especial para maquillaje te ayudará cuando debas pintar una superficie más amplia.

Antes de comenzar a pintar puedes preparar el lugar cubriéndolo con una sábana vieja o una toalla para evitar manchas indeseadas. También puedes cubrir el cuello del peque con un poco de papel o utilizar una bolsa de basura grande para cubrirle todo el cuerpo desde el cuello.

Es recomendable que prepares también un pequeño kit de limpieza. Puedes servirte de algún cuenco con agua para lavar los pinceles, así como de un trapo para secarlos. También pueden resultarte útiles unas toallitas desmaquillantes para correcciones en caso de error y papel de cocina en caso de eliminación de exceso de pintura. No olvides contar también con una buena crema hidratante como base a esta pintura para evitar que se pueda resecar su piel. Ten en cuenta que no debes pintar sobre irritaciones en la piel o pequeñas heridas para evitar complicaciones no deseadas.

Una vez que lo tienes todo preparado puedes comenzar a pintar. En este caso, precisarás pintura negra, blanca y naranja para crear nuestro maquillaje de tigre.

Pasos a seguir

1- Sirviéndote de un pincel y el color blanco debes pintar la parte superior e inferior de los ojos. Acaba con forma redondeada en la parte inferior y, para la parte superior pinta justo hasta el nivel de las cejas y, desde la parte interior de la ceja, justo por encima del lagrimal, realiza una suave inclinación hacia arriba de forma que termines en pico o como un triángulo inclinado. Pinta también de blanco toda la zona inferior a la nariz, el espacio ocupado por el bigote. Ten especial cuidado con la zona ocular dada su sensibilidad.

2- Con la esponjita de maquillaje y el color naranja puedes cubrir el resto del rostro, es decir, la frente, la barbilla, los mofletes y todo el contorno de la cara.

3- Utilizando un pincel y la pintura negra haz 5 ó 6 rayas verticales con una ligera inclinación tanto a izquierda como a derecha en la frente, pinta trazos no muy grandes y espaciados de forma más o menos equidistante para que se vea más bonito. Con el mismo pincel y el color negro, pinta las cejas en una posición algo superior a las naturales y más rasgadas. También puedes delinear los párpados con un trazo horizontal en cada uno.

4- Para finalizar, y también con pintura negra, pinta los bigotes. También puedes cubrir con tono negro la punta de la nariz para darle más realismo.

Y, con estos sencillos pasos habrás terminado tu obra de arte. Coge un espejo y enséñale a tu hijo el resultado, ¡sonrisas para ambos!

CTA ebook fiesta infantil foot