Los juegos de motos de agua son pura diversión para soportar el calor del verano. De hecho, no es necesario estar en la playa o en la piscina para que los pequeños se den un buen chapuzón o se refresquen un rato. ¿No te lo crees? ¡Vamos a comprobarlo!

Juegos de motos de agua sin agua

Evidentemente, no es lo mismo tener una piscina o estar cerca del mar para disfrutar de los juegos de motos de agua. No obstante, existen diversas opciones que podemos poner en práctica para disfrutar de estos animados vehículos.

Juegos de motos acuáticas online

Como sabes, la tecnología, siempre es su justa medida, es una gran aliada para el desarrollo de los pequeños. Ya hemos comentado en otras ocasiones que, siempre que no se abuse, será ideal para su educación, su formación y su diversión.

En este caso, si miramos alrededor, observamos que el mundo online está plagado de juegos de motos de agua online. Tan solo tienes que ponerlo en un buscador y podrás acceder a gran número de páginas donde los pequeños disfrutarán haciendo carreras y compitiendo en divertidos circuitos acuáticos.

juegos de motos de agua

De hecho, en cuanto a juegos online de motos de agua, encontramos hasta uno donde el protagonista es el mismísimo Ben 10, el gran superhéroe que encanta a tantos de nuestros pequeños.

Y, si no tienes ordenador, recuerda que puedes acceder a ellos mediante la tablet o el propio móvil. Conéctate a internet o busca en la Play Store de Google o la App Store para los iPhone y iPads con iOS de Apple.

Juegos caseros de motos acuáticas

Ahora bien, con un poco de imaginación, todos podemos hacer nuestros propios juegos caseros de motos acuáticas. Por ejemplo, buscando recortables a través de internet o libros coleccionables que sirvan para que los pequeños los recorten, los pinten, los monten en 3D, e incluso los utilicen después para hacer carreras o crear su propio mundo acuático.

Por otra parte, si tienes espacio en el jardín o dispones de terreno, puedes ayudar al niño a fabricar su propia moto de agua. Obviamente, no dejará de ser un juguete. Pero con una bicicleta vieja y unos cartones pintados y montados a su alrededor como si de este vehículo acuático se tratase, podrás crear un mundo de fantasía y diversión que refuerce la fértil imaginación de tu pequeño.

O, si no, busca motos acuáticas troqueladas o creadas por vosotros mismos una vez han sido recortadas y pintadas. Luego, usa un tablero tipo Juego de la Oca o invéntalo tú mismo. Después, no hay más que buscar un dado y hacer divertidas carreras llenas de obstáculos, gracias a las que podrás pasar más tiempo con él. Podéis asignar diversas posibilidades a las motos, según sean más modernas, más veloces o más ágiles, y llenar todo de trampas para que el recorrido durante el juego os resulte apasionante.

Juegos de motos acuáticas hinchables

Por otro lado, si quieres, puedes comprar en tiendas y comercio online como Amazon y otros juegos de motos acuáticas hinchables. En este caso, solo hacen falta unos buenos pulmones para llenarlas de aire. Terminado el proceso, todos a la piscina o la playa para hacer carreras, guerras de agua, o lo que se os ocurra.

Y, si no, podéis acercaos hasta alguna feria o similares. Allí hay juegos de parques acuáticos que, si bien puede ser que no tengan motos de agua hinchables, tal vez sí las posean con motor, donde el niño podrá subir y conducir él solo en un circuito ya predeterminado.

No obstante, los juegos de parques acuáticos son muy divertidos para los pequeños. Ya sean las piscinas de olas, los toboganes llenos de curvas, los flotadores gigantes… Todo está diseñado para el disfrute del pequeño, siempre, eso sí, bajo la atenta mirada y supervisión de los adultos.

Bueno, ya tienes aquí un montón de ideas para hacer este verano juegos de motos de agua y disfrutar junto a tus pequeños. Ya ves que, si no los puedes llevar hasta el mar o la piscina, sí que podrás acercar los divertimentos acuáticos hasta él. Recuerda que la imaginación es un arma poderosa que tienen los niños, y es nuestra labor fortalecerla para que crezcan felices y plenos junto a sus seres queridos, es decir, nosotros, sus papás, amigos y familiares.