El juego de los tres cerditos, que realmente no es un juego, sino un cuento, es un gran ejemplo para los niños. Por eso nos gustaría mostrar cómo ponerlo en práctica en casa por muy poco, qué productos hay relacionados y qué valores aprende el pequeño con este clásico de la literatura.

El cuento de los tres cerditos

Si te fijas bien, todos los cuentos clásicos se basan en una moraleja final. Bueno, actualmente las historias modernas también son parecidas, pero los que se escribían antaño guardan grandes significados, como si de fábulas se tratase.

Así pues, cualquier juego basado en el cuento de los tres cerditos aportará muchos y muy valiosos valores a nuestros pequeños. En este caso podemos destacar:

  • El valor de esfuerzo: Imaginamos que conoces el cuento. Finalmente, el cerdito que triunfa y consigue ayudar a sus hermanos es el que más se esforzó. En lugar de hacer las cosas a mitad y dedicarse a disfrutar, realizó su trabajo hasta el final, dejándolo perfecto. Luego se pudo sentir orgulloso del resultado, protegido gracias a su gran labor y contento de poder echar una mano a los demás cerditos.
  • El valor de la solidaridad: Este último punto anterior nos lleva a un valor maravilloso que es muy importante inculcar en nuestros pequeños, la solidaridad. ¿Hay algo más bonito que poder echar una mano a quien lo necesita? Es precioso que nuestros hijos sepan y quieran ayudar a aquellos que no tuvieron tanta suerte o simplemente están atravesando un mal momento. El cerdito lo hizo con sus hermanos y nuestros niños también lo pueden llevar a cabo con los demás.
  • El valor de la responsabilidad: Si bien casi todo el mundo refleja en la moraleja de los tres cerditos los anteriores valores, también hay un punto de responsabilidad importante. Los cerditos son autónomos y se valen por sí mismos para hacer sus casas y sentirse protegidos y seguros. Sin embargo, solo quien lo hace de forma responsable es capaz de evitar los disgustos que trae el lobo.
  • El valor de la cooperación: Finalmente, merece la pena destacar el valor de la cooperación. Los hermanos ayudan al cerdito que les ha acogido amablemente. Como es lógico, entre varios será mucho más fácil acabar con las tareas que uno solo. De ahí que este cuento clásico apoye este valor de forma decidida.

 

El juego de los tres cerditos

A tus pequeños les encantará este cuento y seguro que desean que se lo leas una y otra vez. Ahora bien, ¿se puede llevar a cabo el juego de los tres cerditos en casa? Obviamente si.

Hoy en día puedes adquirir diversas versiones de los tres cerditos en juegos de mesa que se venden en Amazon y otras tiendas de juguetes. Es una buena opción. Además, los hay muy divertidos, donde los peques podrán soplar y derribar la casa de paja, por ejemplo. Otros son de lógica, y el niño ha de encajar a los cerditos en sus lugares correspondientes.

Pero también puedes poner en práctica el juego de los tres cerditos haciendo las casas vosotros mismos con vuestros peques. Así pondréis en práctica todos los valores que el cuento aporta.

Para llevar a la acción este juego necesitas diversos materiales que seguro que tienes por casa o se pueden lograr fácilmente. Consigue cartones, paja, palitos de madera, cola, pincel y unas placas de yeso, por ejemplo.

Con estos materiales podréis hacer las casas en vuestro propio hogar. Una de paja, para que el niño vea lo poco resistente que es. Otra de madera, más fuerte, pero todavía menos poderosa que la de ladrillo. Y finalmente, haz una con las placas de yeso o el material realmente pesado y difícil de romper que encuentres.

Sobre un cartón grande podéis pegar todas las casitas e ir probando una a una cuál es su resistencia. Así habréis cooperado para crear el entorno, habréis sido solidarios en el esfuerzo y le estarás demostrando a los pequeños la importancia de la responsabilidad y el trabajo bien hecho.

Y si no te apetece, siempre podréis preparar una representación divertida que se parecerá más al juego de los tres cerditos que al cuento. Lo importante es que tus pequeños aprendan valores y lo hagan mediante la emoción y la alegría. ¿Hay algo más bello que ver a tus preciosos retoños felices y autónomos?

CTA ebook fiesta infantil foot