Viajar con niños en coche puede llegar a complicarse bastante. No sabemos porqué, pero hay muchos que lo pasan bastante mal: se desesperan, gritan, y eso también acaba por generar ansiedad a la persona que conduce.

Hay padres que están todo el viaje intentando entretener a los niños, pero por experiencia creemos que eso es agotador así es que os traemos varias ideas para ayudaros a que ellos puedan pasar el viaje sin vuestra atención constante.

 

Ideas dependiendo de la edad

Los bebés

Me temo que solo la cercanía de otro adulto de referencia sentado junto a él, le calme un poco. Si esto es posible, podemos tomarle la manita y cantar alguna canción. Claro que si el niño está en pleno berrinche es probable que la canción no pueda ni oirse, pero tú insiste suavemente.

Recuerda que por mucha pena que nos de verles en ese estado, nunca podemos llevar a los niños fuera de sus sillas.

Niños pequeños

Podemos buscar una canción o un juego en la que participemos tanto adultos como niños. Recuerda que lo que más les gusta es que interactuemos con ellos, así es que canciones o juegos como el “Veo, veo” o “Las palabras encadenadas” pueden entretenerlos mucho. También podríamos contarles un cuento, una historia o chistes.

Niños más mayores

Aunque es probable que tu hijo esté inmerso en su música o en su móvil en caso de que ya lo tenga, el coche es un buen momento para preguntarle por su colegio, por sus amigos. Siempre hay conversaciones que tenemos pendientes y que debido a las prisas o a no encontrar el momento adecuado, vamos retrasando.

 

Ideas para todas las edades

La tecnología. Nuestra gran aliada

Llevar un DVD o una tablet con películas siempre puede evitarnos un momento complicado. No se trata de que todo el tiempo estén viéndolas, pero podemos plantearnos que la mitad del viaje si lo hagan, o que vean una hora y media y descansen. Aunque a mí no me gusta que vean mucho la televisión o utilicen tecnología, creo que el utilizarlo para los viajes hace que los niños sepan situar su uso muy claramente en el espacio y el tiempo e incluso que para ellos sea un aliciente para el trayecto ¿Puedes imaginarlo? 🙂

Proporcionarles alimentos variados

Esta condición es casi imprescindible para hacer el viaje más ameno. A nosotros como adultos, también es algo que nos suele gustar hacer porque, reconozcámoslo, comer y beber entretiene. Quizás igual que con el tema de la tecnología, con esto también podemos ser un poco menos estrictos de lo que somos en la vida diaria… ¡por el bien del grupo!

Hacer paradas

Por favor, no seamos de los padres que intentan hacer el viaje del tirón. Viajar con niños requiere más si cabe, que no no saltemos las recomendaciones de descanso tanto para nosotros como para nuestros pasajeros, aunque también tratemos de no ser de los que paran cada hora, ya que el viaje puede ser eterno y si no está planteado como un viaje que dura todo el día, va a ser muy largo. Acostumbremos a los niños a las paradas cada dos horas más o menos. ¡Salvo urgencias, por supuesto!

Elegir las horas para viajar con los niños

Este es el gran secreto para la mayoría de las familias. Cuando nuestros hijos empiezan a crecer, también nosotros aprendemos a elegir bien cuál es la mejor hora para iniciar el viaje. Aprovechar sus ciclos de sueño, es lo que más va a facilitaros a todos que el viaje sea lo más tranquilo y ameno posible.

 

¿Qué hacer si la situación se nos va de las manos?

Lo primero de todo, por favor mantén la calma dentro del coche; si notas que la situación empieza a superarte y el estado del niño se descontrola; para y cógele o despéjate tú, dependiendo de que sea lo más urgente en vuestra situación concreta. Seguro que luego podéis continuar mejor.

CTA ebook nutricion footer