La sal está formada por cloro y sodio. El sodio es vital para la salud, ya que permite regular el equilibrio hídrico, el equilibrio del pH de la sangre, interviene en la transmisión de los impulsos nerviosos y permite una correcta contracción y relajación de los músculos, como la del corazón. Para que nuestro cuerpo y el de los más pequeños funcione adecuadamente, necesitamos una pequeña cantidad, y nos basta con la que hay de forma natural en los alimentos que comemos, sin necesidad de añadir a los alimentos. Asimismo, si se consume en exceso puede resultar perjudicial. Por eso hoy vamos a ver qué podemos hacer para tomar cosas saladas sin pasarnos y que tanto nuestros niños como nosotros tengamos la cantidad necesaria y estar en plena forma.

Descarga la guía de nutrición infantil: ¡con menú semanal equilibrado para tus hijos, e ideas de recetas divertidas!

Exceso de sal = perjudicial

La mayoría de la gente consume más sal de la que necesita. Hoy en día, la presencia de sal en la dieta infantil excede los límites saludables (ingieren entre 2 y 3 veces más de lo aconsejado, según expertos). El exceso de sal favorece la hipertensión, afecta a la función renal, debilita la masa ósea, retiene líquido, promueve el sobrepeso y también puede ocasionar problemas cardiovasculares y osteoporosis.

 

Qué hacer para evitar el exceso de sal en nuestros pequeños

Como vemos, nuestros chicos consumen un exceso de cosas saladas en su dieta habitual. Este es un aspecto que hay que corregir cuanto antes, ya que influye negativamente en su desarrollo óptimo en todos los campos, desde el físico hasta el cognitivo. Así pues, hay ciertos puntos a tener en cuenta para variar esta situación poco agradable. Para ello, es imprescindible cambiar ciertos hábitos alimentarios:

  • No caer en el error de pensar que a nuestro niño no le gustará su comida y entonces le añadimos sal.
  • No añadir sal al cocinar.
  • Apostar por productos frescos y reducir el consumo de conservas, enlatados y encurtidos, comidas precocinadas, snacks salados, caldo en pastillas… más de la mitad de la sal que llegamos a consumir está escondida en los alimentos procesados.
  • Los embutidos, los quesos, los ahumados, el pan, los caldos… aunque no lo parezca, contienen mucha sal.
  • Si se cocina al vapor, se mantiene más el sabor natural de los alimentos y sus nutrientes, por lo que no es necesario añadirle sal.
  • Ojo con las salsas de soja, la mayoría tienen una cantidad elevada de sal.
  • No hay problema en aderezar algunos platos con sal, pero siempre con moderación.
  • Sustituir la sal por especias que realcen el sabor al plato, como albahaca, orégano, pimienta, romero…
  • Elegir sales con bajo contenido en sodio.
  • Lee el etiquetado de los alimentos y elige los que indican bajo contenido en sal o sodio, o sin sal.

Los niños no tienen una predilección por el sabor salado a no ser que sea inculcado por los padres desde que son bien pequeños. Por tanto, cuanta menos sal se añada a las comidas de los chavales, mejor y, ya que estamos, hacer lo mismo con el resto de familiares.

cosas saladas

 

Una buena solución que se pone en práctica en los países asiáticos es el uso de especias como la cúrcuma o la mezcla conocida como curry. Los estudios han demostrado que la incidencia de enfermedades como el cáncer es mucho más baja en aquella zona, y se debe al consumo y aderezo de este tipo de especias en las comidas diarias.

 

Nota importante sobre las cosas saladas

Apunta esta importante nota sobre el consumo de cosas saladas por parte de tu pequeño. Es vital para optimizar su desarrollo y perfeccionar su dieta:

  • La dosis diaria de sal para niños de 1 a 3 años es de 2g.
  • Para los chicos de 4 a 6 años son 3g.
  • Para los niños de los 7 a los 10 años, sube a 4 g.

La OMS, en edad adulta, aconseja no consumir más de 6g de sal al día. Así que toma buena nota de estos consejos, porque tanto tu pequeño como tú misma los vais a agradecer. Cuanto más equilibrada y sana sea vuestra dieta, mejor salud tendréis y más felices, activos y con ganas de vivir y enfrentar cada día os vais a encontrar.

CTA ebook nutricion footer