¿Sientes que te falta energía? No cabe duda de que la alimentación puede ser un aliado excelente en este caso, por ello te mostramos hoy una serie de consejos nutricionales para madres emprendedoras. Toma buena nota, porque esto te interesa mucho.

Pero antes de arrancar, un detalle. Si eres mamá, es prácticamente seguro que tienes pareja. Si es así, no trates de abarcarlo todo. Es decir, comparte las tareas, de lo contrario, el trabajo, los niños, el hogar… Todo ello podrá contigo, y por muy bien que te alimentes, nada será suficiente para encontrar la energía necesaria. Así que no lo olvides, compartir es salud.

4 consejos nutricionales para madres emprendedoras

Y ahora sí, llega el momento de descubrir una serie de consejos nutricionales para madres emprendedoras que te harán la vida más fácil. Seguro que así encontrarás este impulso que tal vez hoy te está faltando para poder con todo.

Además, recuerda, un nutricionista profesional te podrá ayudar a diseñar un plan alimenticio adecuado a ti. No obstante, existen algunas bases que son comunes prácticamente para todo el mundo, y eso es lo que te damos aquí. Unos mínimos para que tengas una vida saludable y una alimentación sana y equilibrada.

Haz 5 comidas al día

Si ves que te falta tiempo, es muy probable que hagas un par de comidas rápidas, o lo que es peor, que aproveches el momento de comer para atiborrarte porque el hambre te puede. Pero este hábito es realmente poco saludable y se debe evitar.

Los nutricionistas consideran que pasar más de 4 horas sin probar bocado es una mala idea. Sin embargo, si evitamos esa sensación de hambre comiendo cada poco tiempo, nuestro cuerpo se sentirá saciado, no haremos comidas excesivamente copiosas y obtendremos la energía y eficiencia que nos está faltando.

De esta forma evitas también la somnolencia del estómago lleno, haces mejores digestiones, tu cerebro estará liviano y, lo que es mejor, hasta te ayudará a adelgazar. Eso sí, evita comida basura y sucedáneos, y apuesta por frutas y verduras, y carnes y pescados a la plancha y con pocas salsas y procesados.

Haz una combinación sabia de alimentos

Como decimos, de poco servirá hacer varias comidas poco copiosas, si todas ellas consisten en chocolatinas y bollerías, pizzas y hamburguesas, perritos calientes y bocadillos, y un exceso de procesado. Hemos de ser más inteligentes y apostar por combinaciones de alimentos más saludables.

Por ello, cualquier plan dietético debe combinar carbohidratos, proteínas, fibras, grasas en su justa medida, etc. Es decir, los elementos necesarios para tener un cuerpo saludable. Así que, a la hora del almuerzo y la merienda, podemos optar por frutas, así como hacer comidas donde premien las verduras, cereales y hortalizas. Y un par de veces a la semana, algo de carne y pescado, a ser posible a la plancha y con poco condimento y salsas.

Evita los procesados

Ya lo hemos dicho, pero no hay que cansarse de repetirlo. Los procesados no son adecuados. Una cosa es que un día te permitas un lujo, y otra muy distinta es que sean parte habitual de tu dieta.

Recuerda que los alimentos con exceso de procesado contienen una gran cantidad de sustancias químicas. Así son más duraderos y económicos a la hora de la venta, pero también mucho menos saludables.

De hecho, acaban por afectar negativamente al organismo, pudiendo provocar enfermedades graves si se consumen en exceso. Así que, si quieres abarcar con todo, esta no es la respuesta. Cada día estarás más cansada, de peor humor y con un cuerpo más endeble.

Come lo más saludable posible

Todos acabamos por cocinar a veces con excesos de salsas, mucho edulcorante o sal, acompañando las comidas con alcohol, usando harinas refinadas, etc. Pero no, esto se debe evitar en la medida de lo posible.

Para que la alimentación sea saludable, hemos de comer los alimentos en su estado más natural posible. Por ejemplo, un bistec a la plancha acompañado de verdura al horno será mucho más sano que un trozo de carne con salsa de pimienta y patatas fritas.

Porque al final, todo este exceso acaba por provocar acidez en la sangre, lo que afecta al corazón y al cerebro de forma muy negativa. Por ello, cuanto menos sana sea tu dieta, peor estará tu organismo, y sentirás cómo la energía y la fuerza escapa y no puedes con todo.

Como puedes observar, no hay dietas milagro ni consejos mágicos. Simplemente hemos de ser sensatas y usar el sentido común. Si eres una madre emprendedora y multitarea, come bien y tendrás la energía necesaria. Además, lograrás que tus niños también se alimenten de forma correcta y sean más felices y autosuficientes. Si somos lo que comemos, vamos a comer bien para ser mejores.

CTA ebook nutricion footer