El cardo es una hortaliza propia de los meses de invierno cuyo consumo era muy elevado hace algunos años, pero, con el paso del tiempo, ha ido perdiendo popularidad. En la actualidad es una de las hortalizas menos consumidas de forma habitual, y aparece muy poco en los menús de casa a pesar de aportarnos numerosos e interesantes beneficios para la salud.

Descarga la guía de nutrición infantil: ¡con menú semanal equilibrado para tus hijos, e ideas de recetas divertidas!

¿Cuáles son los beneficios del cardo?

Al igual que la alcachofa, el cardo es muy depurativo, por tanto, en él hallamos un alimento ideal para eliminar líquidos de nuestro cuerpo. Esta propiedad puede aprovecharse también para cualquier afección que implique un mayor nivel de diuresis como el reumatismo, la hipertensión, el ácido úrico elevado, las piedras del riñón o el síndrome premenstrual. De la misma forma que ocurre con el resto de las hortalizas que tienen un ligero sabor amargo, el cardo también favorece la función hepática y la de la vesícula biliar, de esta forma, mejora considerablemente las digestiones y previene las afecciones del hígado y la aparición de cálculos biliares.

Gracias a su contenido en cinarina, una sustancia con efecto colerético responsable de estimular la secreción de bilis, este superalimento favorece una buena digestión de las grasas evitando la sensación de acidez, pesadez, los gases…El cardo también contiene inulina, un tipo de fibra soluble que asimila el agua, aumentando así el volumen de las heces y favoreciendo el movimiento intestinal, lo que ocasiona una mejora del estreñimiento, las flatulencias, la sensación de hinchazón, etc. Además, el gel viscoso que forma la inulina, también ayuda a reducir los niveles de colesterol y a controlarlos, reduciendo su absorción y eliminándolos mediante las heces. Esta fibra es muy recomendable asimismo para las personas con diabetes, ya que, reduce los niveles de azúcar en sangre.

Si nos centramos en su composición, el cardo es fundamentalmente agua (94%) lo que implica que este alimento tenga un contenido muy bajo en calorías y sea ideal para perder peso y tratar la obesidad. También contiene proteína vegetal, potasio, fósforo, calcio, selenio, hierro, sodio, ácido fólico, magnesio y vitaminas B, C, E y A.

cardo-con-jamon

 

¿Cómo incorporar el cardo en la dieta infantil?

Al principio, es fácil que los niños rechacen un plato de cardos, ya que no habrán oído hablar de ellos con anterioridad ni los habrán probado. Sin embargo, lo fundamental es incorporarlo en los menús infantiles con la ayuda de nuestra imaginación, de esta forma, conseguirás que los niños se familiaricen con esta hortaliza y la encuentren deliciosa.

Las opciones para su preparación son muy numerosas: cruda, en ensaladas, rebozada, al horno, hervida, con bechamel…  Pero hoy ¡atrévete con la receta más popular: cardos con jamón o “Cardo a la Navarra”!

 

Cardos con jamón

Ingredientes para 4 personas:

·         4 ramas de cardo

·         ½ cebolla

·         1 diente de ajo

·         50g de jamón serrano

·         Zumo de ½ limón

· 1 Puñadito de piñones

· 1 cucharada sopera de harina

· Aceite de oliva

· Sal

· Perejil

Preparación:

  1. Limpiamos las pencas de cardo con agua fría y, con la ayuda de un cuchillo, retiramos las partes duras, las hojas y los filamentos. Troceamos en porciones de unos 2cm y rociamos con limón para que no se oxiden.
  2. Cocemos los cardos cubiertos con agua, un poco de zumo de limón y una pizca de sal, a fuego lento durante 60 minutos.
  3. Mientras tanto preparamos el sofrito con 2 cucharadas soperas de aceite, la ½ cebolla cortada en dados y un diente de ajo. Cuando la cebolla esté blandita, tiramos el puñadito de piñones y el jamón serrano troceado. Una vez dorados los piñones, añadimos la cucharada de harina, removemos bien el salteado y añadimos ¼ de litro aproximadamente del caldo procedente de la cocción de los cardos.
  4. Para acabar, añadimos los trozos de cardo cocidos y dejamos hervir unos minutos hasta que la salsa espese un poco. Para decorar cortamos unas hojitas de perejil y las espolvoreamos.

Nuestro delicioso plato de cardos con jamón está listo y seguro que gusta hasta a los más pequeños ¡buen provecho!

CTA ebook nutricion footer