Estas dos frutas resultan una combinación ganadora para preparar un delicioso y saludable batido que animará a tu niño a comer fruta, sobre todo en aquellos días en los que le resulte pesado comérsela a trozos o, simplemente, si le cuesta comerla a diario sin quejarse, ya que, la ingesta de fruta mediante batidos es un truco muy socorrido y os aconsejamos encarecidamente que recurráis a él.

El poder de las frutas

Las frutas contienen numerosas propiedades nutritivas que contribuyen a cuidar de nuestra salud y, su consumo diario, es necesario tanto para adultos como para niños, resultando para estos últimos imprescindible si queremos lograr un correcto crecimiento.

Así pues, este alimento ofrece considerables virtudes a nuestros hijos tales como un alto contenido en agua para una buena hidratación y, normalmente, también en fibra, además de bajas calorías y muchas vitaminas. Asimismo, proporcionan la ventaja de poder prepararse de muchas formas y cuentan con un sabor agradable, muchas veces bastante dulzón.

 

Pero ¿qué nos aporta exactamente la fruta?

Queremos aclararos a continuación de forma sencilla qué es lo que nos aporta la fruta más específicamente:

Vitaminas y minerales: Si nos centramos en las vitaminas destacamos su contenido en vitamina C y A, ambas antioxidantes, así como vitaminas del grupo B y E. En referencia a los minerales que están presentes, debemos distinguir el magnesio y el potasio, los dos imprescindibles para huesos y dientes, además de para la mejora del sistema inmunitario y la resistencia a enfermedades degenerativas.

Fibra y ácidos orgánicos: En cuanto a la fibra que nos proporcionan, las frutas cuentan con pectinas, un tipo de fibra soluble en agua de efecto muy beneficioso para la salud. En relación a los ácidos orgánicos destacamos el ácido cítrico, málico y salicílico muy importantes para nuestro organismo.

¡Cuánto potencial en algo tan simple!

 

Propiedades de este batido que os proponemos:

Plátano: es una fruta muy energética, estupenda para niños, nutritiva, con fibra y aporte de vitaminas del grupo B, vitamina A y C, potasio y magnesio, muy beneficiosos para los músculos y el sistema nervioso. Esta fruta también contiene un alto contenido en hidratos de carbono, de esta forma, es considerada como una de las principales fuentes de energía vegetal, así como en hierro, por lo que ayuda en casos de anemia. Contribuye también a reducir la presión arterial elevada y, además, beneficia a nuestro cerebro, especialmente al de nuestros pequeños estudiantes ayudándoles a estar más concentrados. Se trata también de un alimento muy bien tolerado frente a problemas de estómago como gastritis o acidez, pero siempre, en estos casos, ha de tomarse maduro. Podemos añadir que es un alimento muy eficaz para calmar el sistema nervioso por su contenido en vitamina B.

Manzana: además de ser muy digestiva y poco calórica, destaca su aporte en “nuestra aliada la pectina” para reducir la posibilidad de padecer cáncer y regular el tránsito intestinal. Debemos tener en cuenta que, si se toma cruda ayuda a ir al baño, y rallada o asada es eficaz en caso de diarrea. Esta fruta también tiene vitaminas del grupo E y ayuda a reducir los niveles de azúcares y grasas consiguiendo depurar la sangre, por lo que, es recomendable para casos de diabetes o colesterol, así como contribuye a aumentar el rendimiento y la productividad.

Por lo tanto, debes probar esta magnífica idea para incorporar frutas en la dieta de tu niño, ¡verás cómo disfruta con este delicioso batido de sabor suave!

 

Batido de plátano y manzana

Ingredientes para 2 vasos:

  • 1 plátano
  • 1 manzana
  • Leche semidesnatada
  • 1 cucharada de miel
Opcional: para darle un toque diferente y delicioso se puede añadir un poco de esencia de vainilla o una pizca de canela en polvo.

 

Preparación:

  1. Pelamos y cortamos el plátano y la manzana a trozos.
  2. Añadimos las frutas junto con la miel y la leche en un recipiente para batir. La cantidad de leche va en función de si queremos un batido cremoso (añadir hasta que cubra la fruta) o más líquido (en este caso agregaremos leche hasta llenar la totalidad del recipiente).
  3. Batimos todo durante unos minutos y… ¡ya está listo para servir!

 

Sugerencias:

  • Para que el batido sea más energético, completo y una muy buena opción para el desayuno del peque, añade unas almendras o unos cereales.
  • En lugar de leche, prueba algún día con un yogur, ¡incluso de sabores! O sustitúyela por zumo de naranja natural.
  • Para los días más calurosos, prepara el batido al estilo frappé, agregándole hielo.

Os aconsejamos también que compréis a vuestro hijo un vaso grande con algún personaje animado que sea de su agrado y le sirváis en él siempre su batido ¡le va a encantar!

 

CTA ebook nutricion footer