Vivimos días complejos en una sociedad súper competitiva que nos deja poco espacio para el descanso y la libranza. Y si nosotros como adultos lo notamos, más lo sienten nuestros niños. Pero sea como fuere, tienes que encontrar huecos para ellos sí o sí. Por eso te mostramos una serie de formas de darle a tu hijo tiempo de calidad que él va a amar.

Si es por los niños, querrían estar a todas horas a nuestro lado. Sin embargo, la familia tiene que comer, vestir, tener libros para el cole… Es decir, hemos de trabajar para darles una buena vida. Así pues, ya que no podemos darles cantidad, sí que debemos entregarles tiempo de calidad. Además, ellos sabrán ser agradecidos y nos amarán más todavía si cabe. Pero hace falta organizarse para llegar a todo.

Recuerda que ofrecer tiempo de calidad a tus hijos tiene enormes ventajas. Gracias a ello mejora el clima familiar, se fomenta el desarrollo emocional, cognitivo y social del pequeño, se incrementan los vínculos afectivos… Además, se generan aprendizajes, conocimientos, se libera estrés y tensión, se gana en confianza y autoestima y, en definitiva, todos seréis más felices, queridos y plenos.

Cómo darle a tu hijo tiempo de calidad que él va a amar

Ahora bien, tal vez te preguntas cómo darle a tu hijo tiempo de calidad que él va a amar. En realidad es muy sencillo. Recuerda que nuestros niños no necesitan juguetes caros y toda clase de posesiones, sino cariño, amor y mucha atención. Así pues, puedes ofrecerles:

  1. Un cuento. Cada noche, antes de que se duerman, no dudes en irte con ellos a la cama y pasar un buen rato juntos imaginando grandes aventuras.
  2. ¿Cuál es el plato preferido de tu pequeño? Pues haz hueco en tu apretada agenda y cocínalo. O en su defecto, id juntos a un restaurante donde lo podáis disfrutar.
  3. ¿Has pensado en el baño? Es un rato divertido donde podréis conversar, imaginar y pasar un rato excelente.
  4. No olvides que muchos niños disfrutan de lo lindo en los viajes. Ya sea en coche, en moto, haciendo senderismo o paseando por un parque o por la ciudad.
  5. A veces regalar al peque tiempo de calidad es tan sencillo como preocuparte por sus cosas. ¿Qué tal le fue en el cole? ¿Con qué amigo ha jugado hoy? ¿Qué ha hecho cuando fue al parque con su abuelito?
  6. Convierte una actividad rutinaria en algo divertido. Si estáis viendo la tele, comentad lo que veis. Si está haciendo deberes, échale una mano. Si está ordenando su cuarto, transfórmalo en un juego.
  7. Cocinad juntos. Puedes preparar un buen plato, pero lo mejor es que lo hagáis juntos, será mucho más divertido y os servirá para conoceros mejor.
  8. Prepara juegos y manualidades. A veces será tan sencillo como jugar al escondite, otras podréis preparar guirnaldas, hacer dibujos, plastilina…
  9. Preparad un fuerte en el cuarto o el jardín. Con mantas, una tienda de campaña, maderas o el material que sea construid un lugar que sea únicamente vuestro.
  10. ¿Recuerdas cuando éramos pequeños y hacíamos el payaso a todas horas? ¿Por qué habremos perdido una costumbre tan bonita y divertida? ¿Te parece si volvemos a ello ahora con nuestros peques? Lo van a agradecer mucho y lo pasarán en grande.
  11. Podéis crear vuestra propia historia. Guardad fotos, papeles, hojas, historias, experiencias… Con esta actividad formaréis vuestro pequeño diario donde estará el día a día de vuestra vida juntos.
  12. Haced deporte. Con un balón, un aro, incluso un simple globo o con nada… Salid a correr, jugad al fútbol o inventar vuestra propia disciplina. Echaréis un buen rato de risas y encima os pondréis en forma.
  13. Prepara actividades temáticas. Una fiesta de pijamas, una merienda con té al estilo inglés (el niño mejor que no consuma teína, pero sí pastas, por ejemplo), una noche durmiendo en una tienda de campaña… Haz pequeñas acciones que no te cuesten mucho trabajo ni te lleven demasiado tiempo pero que sean divertidas e intensas.
  14. Reparad juguetes o cualquier cosa en el hogar. Un simple arreglo puede ser una actividad genial para el peque. Un juguete que se estropeó, colgar un cuadro que se ha caído o montar una cama se convertirá en una aventura única.
  15. Juega con él incluso a la videoconsola. Los niños conocen muy bien la tecnología, pues son nativos tecnológicos. Así pues, aprende a usar sus juegos favoritos de tablet, móvil, videoconsola…

Organízate bien y saca huecos para que lo paséis en grande. Cualquiera de estas ideas y otras formas de darle a tu hijo tiempo de calidad que él va a amar será genial. Usa la imaginación. Y recuerda, no es cuestión de cantidad, si no de ganas de hacerle feliz.

CTA ebook nutricion footer